AGOSTO 17, 2020

Dentro de los méritos y logros a destacar del equipo periodístico de “El Perro Amarillo” es que ha desenmascarado a la mafia financiera, a los “Vito Corleone”, que a pesar de su elegancia y sofisticación para cometer el “bello crimen” son más peligrosos que el “Boxer Huber”, debido a que estos operan bajo la sombra del poder político.

Esta mafia financiera la conforman hombres y mujeres de finos modales, de prosapia; egresados de las mejores escuelas y universidades del mundo y debido a esas capacidades han logrado transformar sus carteles en instituciones financieras y aunque se sepan criminales, les gusta el calificativo de empresarios.

Entre el Boxer Huber y estos hombres y mujeres de finos modales existe una gran diferencia. Mientras el primero tenía que andar a salto de mata para llevar adelante sus correrías, éstos lo hacen desde lujosas oficinas, bajo la sombra del poder político; perro guardián de sus sacrosantos intereses.

Para estos mafiosos el poder es de suyo importante. Con el Presidente hacen negocios, cercenan y mutilan a su antojo el presupuesto nacional; el Legislativo, lo utilizan para que les emita leyes de acuerdo con sus necesidades y el Poder Judicial para la “aplicación de la ley”, para los que se oponen a sus planes, para quien los denuncia y para quien los desenmascara.

Y si por alguna razón estos hombres y mujeres que han puesto en los tres poderes del Estado les fallan, o se les dan “vuelta” o no le son suficientes, sacan a sus perros guardianes que tienen bien entrenados para matar, asesinar, torturar y dar golpes de Estado: el Ejército Nacional y la Policía Nacional.

Pero si no es suficiente el poder político y militar recurren al hampa, a lo más bajo del mundo, contratan sicarios, para matar y desaparecer y para muestra un botón; el asesinato de la defensora de derechos humanos y ambientalista Berta Cáceres, comprobada está la participación en este crimen de una reconocida institución financiera del país.

Pero estos delincuentes, especialistas en el bello crimen, que lamen el puñal para que no se desperdicie la sangre del asesinado, no sólo se interesan por el poder político, sino que también por el religioso, al que compran, al que hacen “suyo”. Lo necesitan para envilecer al pueblo. Bien lo decía Napoleón: “las religiones para lo único que sirven es para que los pobres no maten a los ricos”.

Estos fariseos se codean con los “Vitos Corloene”; los divorcian, los perdonan y les dicen que vayan en paz, pero no les dicen que dejen de pecar, no les dicen que dejen de matar, no les dicen que dejen de robar, porque de lo contrario; pastores y cardenales perderían parte del botín manchado en sangre.

Esta “mafia financiera” son criminales sin límites, sus mentes están retorcidas por la ambición y por el deseo de grandeza y como no es suficiente el Estado para incrementar sus riquezas, pactan con lo peor del crimen organizado, el que está conformado por la chusma, por los de abajo, por los que no valen nada, por los que solo son estadística en la nota roja, por los que desprecian.

Pero como esta chusma de los “Cachiro”, de los “Valle”, les llevan dinero, no importa que esté manchado en sangre, les abren sus lujosas oficinas, los asesoran de cómo lavar sus capitales, en donde invertir y las bóvedas bancarias se las convierten en caletas, y hasta allí no llega la Comisión de Bancos y Seguros.

De todas las correrías de estos hombres y mujeres del bello crimen se sabía mucho, pero muy pocos lo decían, no había pruebas y sin pruebas se va directamente a la cárcel, para eso tienen a la Suprema Corte y al Supremo Juez.

Estos mafiosos y criminales hasta hace poco eran intocables, pero gracias a las investigaciones realizadas por el equipo investigativo de El Perro Amarillo, conocemos nombres y conocemos apellidos y en su cara se les pueden decir estafadores, criminales y ladrones; los jueces ya emitieron sentencia.

Se necesitaba un periodismo como el de El Perro Amarillo, libre de las corporaciones mediáticas y de los compromisos. Se ha ido de frente, con valentía y honestidad y se puede “escribir en mármol” que no va a cambiar, y que no va torcer el camino, aunque se sabe que ser honrado sale “caro”, como también sabemos que ser honesto es “bello” y que tarde o temprano, el pueblo se “levantará a reclamar sus muertas libertades”.

Pero honor a quien honor merece; no sólo “El Perro Amarillo” también Jhony Lagos, no por algo le impactaron varios tiros en su cuerpo; Maribel Sánchez, a quien le pusieron una pistola en la cabeza; David Romero, asesinado en la cárcel, entre otros. De “Chavelos” y “Maldonados” Honduras está harta.

Mi solidaridad con la viuda y la familia de mi ex compañero de aulas David Romero.

Más en  articulos
Importante