Ricardo Maduro Joest ―ex presidente de Honduras―, la familia canahuati, Kafie Larach, Asfura, Simán, entre otros, forman parte de los empresarios de la salud que aglutina la Asociación de Fabricantes de Productos Farmacéuticos de Honduras (ANAPROHFAR), contratados por el Estado para elaborar productos farmacéuticos, como parte de las medidas preventivas ante el coronavirus. El Estado se aprovecha de esta crisis para beneficiar a empresarios con contratos de emergencia, y así evitar la Ley de Contratación del Estado que establece licitación previa para la adquisición de equipo médico, medicamentos y estudios de factibilidad que comprueben ser las prestadoras de servicios calificadas para brindar la mejor utilidad al Sistema de Salud del país.

No bastándoles beneficiarlos con contratos millonarios, el Congreso Nacional, aprobó, en un único debate, exonerar de impuestos a 14 laboratorios de estos potentados empresarios, que por un periodo de un año no pagarán impuesto al Estado por el ingreso de materiales farmacéuticos.

Más en  noticias en desarrollo
Importante