El equipo de El Perro Amarillo se complace al confirmar la resonancia de nuestro trabajo de investigación, esta vez en el Consejo Nacional Anticorrupción (CNA), que en su sexto informe “La corrupción en tiempos de Covid-19” señala a Marco Bográn, director de Inversión Estratégica de Honduras (Invest-H), beneficiando por un millonario contrato a empresas de su tío Napoleón Bográn. El Perro Amarillo publicó la denuncia hace más de un mes, el 7 de mayo, bajo el nombre: ¡NEPOTISMO DE MARCO BOGRÁN!, CONTRATÓ EMPRESA DEL TÍO PARA SUPERVISAR INSTALACIÓN DE HOSPITALES MÓVILES PARA EMERGENCIA COVID-19”.

Marco Bográn otorgó a la empresa Consultores en Ingeniería S.A. de C.V. (CINSA), propiedad de su tío Napoleón Bográn Idiáquez, un contrato por 1.2 millones de lempiras para supervisar la construcción de un plantel en Santa Rosa de Copán dónde se instalaría un hospital de aislamiento móvil. El contrato fue firmado por Mario Augusto Baide San Martín, socio de Bográn Idiáquez, para evitar sanciones por violentar el articulo 15 numeral 6 de la ley de contratación del Estado, que inhabilita a los funcionarios a festinar contratos con “parientes dentro del cuarto grado de consanguinidad”.

Invest-H gastó más de 56 millones de lempiras en la construcción y supervisión de 6 planteles para instalar los hospitales móviles que “vienen en camino”. Entre las empresas contratadas figuran algunas que integran el consorcio CINSA: Consultores Asociados de Honduras (CONASH) y Gabinete Técnico S.A. (GATESA). Según declaraciones a El Perro Amarillo dadas por la Dra. Suyapa Figueroa, presidenta del Colegio Médico de Honduras (CMH), ese dinero pudo utilizarse en la mejora y adecuación de los hospitales públicos existentes para atender la emergencia sanitaria de COVID-19.

Más en  secretos
Importante