Marco Bográn, director de Inversión Estratégica de Honduras (INVEST-H), contrató a Oscar Sady Orellana, ingeniero eléctrico, como consultor para la adquisición de compra de equipo médico en la emergencia del COVID-19, recibiendo por su trabajo un pago de 15 mil dólares (más de 350 mil lempiras). No solo el elevado salario se ve cuestionado, sino también el conflicto de intereses que tiene, debido a que, el consultor Oscar Sady, también es proveedor del Estado a través de su empresa Biomedical S.A.

Por si fuera poco, Oscar Sady Orellana, tiene un hijo que lleva su mismo nombre, quien labora en la empresa DIMEX MÉDICA S.A. como parte del cuerpo de capacitación y venta de equipo médico; a la que INVEST-H le otorgó un contrato por más de 4 millones de dólares, para la adquisición de ventiladores mecánicos a precios sobrevalorados, que serán entregados entre agosto y diciembre.

Más en  secretos
Importante