AGOSTO 13, 2020

En pleno desarrollo del proceso judicial por delitos contra la administración pública, la diputada Waleska Zelaya y su esposo Juan José Lagos, aceleraron cambios en escrituras públicas para desvincularse de la empresa Grupo Gestión y Tecnología GyT, que estafó al Estado de Honduras. El pasado 27 de julio, apenas nueve días antes de su declaración ante el Ministerio Público, la pareja traspasó todas las acciones de GyT a la firma panameña Baudin Overseas Corp., representada por Marco Tulio Castro Canales, el abogado defensor de Marco Bográn.

El nivel de impunidad en plena pandemia es tal, que Bográn, pieza clave en la “Estafa Hospitales Móviles”, vuelve a resonar en los torpes tanteos jurídicos de Waleska y su esposo. Bográn fue destituido de la dirección de Inversiones Estratégicas de Honduras - Invest-H (entidad gestora de la emergencia sanitaria) por varios escándalos de corrupción que incluyen la compra sobrevalorada de mascarillas KN95 a la compañía GyT.

En la apurada actualización de escrituras públicas de GyT (publicada el pasado 24 de julio) se evidencia el traspaso de acciones en familia: Juan José Lagos vendió a Baudin Overseas Corp. la totalidad de sus acciones de GyT (98%), su madre, Sonia Griselda Romero, también socia y propietaria (2%) vendió 1% a Baudin Overseas Corp. y 1% a Hector Hordelin Banegas Velásquez, quien fungió como gerente general de GyT en 2018. En la misma movida “legal”, el matrimonio amarró el control de la compañía a través de Juan José Lagos, bajo la figura de consultor, y borró el nombre de la diputada. Sin embargo, fuentes confiables del equipo de El Perro Amarillo, aseguran que la huella que responsabiliza a la Waleska es indeleble, y el caso en su contra está casi cerrado.

Más en  secretos
Importante