Juan Carlos Sikaffy, presidente del Consejo Hondureño de la Empresa Privada (COHEP), confirmó este día que la cúpula empresarial continúa fiel al dictador Juan Orlando Hernández, al solicitar un “Acuerdo de Gobernabilidad y Democracia”; mientras el cártel Hernández junto a empresarios, políticos corruptos y banqueros, convirtieron al país en un Narco-Estado.

El sector empresarial expuso su doble moral al asegurar que “no pueden” pedir la salida de JOH porque sería irrespetar la Constitución de la República. Señor Sikaffy, ¿Por qué no dijo que la Ley de Empleo por Hora quita a los hondureños el derecho constitucional a un trabajo estable y con garantías? ¿Por qué no se manifestó de la misma forma con el proceso de privatización de derechos básicos como la salud y educación mediante la Ley Marco de Protección Social? Al parecer, cuando la empresa privada sale ganando se olvidan de la Carta Magna que dicen defender.

Después de guardar silencio ante una reelección ilegal (violando el artículo 239) y la imposición mediante un fraude electoral, la cúpula empresarial ahora denuncia y dice estar preocupada por la situación que ellos mismos ayudaron a construir. Con el lema “déjennos trabajar”, solicitan a los manifestantes, que las protestas contra la narco-dictadura sean pacíficas, ignorando que el pueblo hondureño tiene derecho a recurrir a la insurrección.

¿Para cuándo el COHEP atenderá al lema correcto?: “¡¡Deseamos empleos para todos!!”

Más en  noticias en desarrollo
Importante