Los 15 Magistrados de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) elegidos por el Partido Nacional y Liberal (bajo la dirección de Carlos Flores), decidieron en unanimidad ordenar al Tribunal de Sentencia en materia de corrupción repetir el juicio contra Rosa Elena de Lobo, ex primera dama (2010-2014), quien ya había sido condenada en septiembre de 2019 a 58 años de cárcel por los delitos de apropiación ilícita y fraude al Estado.

Entre 2011 y 2015, la primera dama y en complicidad de Saúl Escobar, se apropiaron de más de 16 millones de lempiras de fondos públicos designados para proyectos sociales, dichas transacciones ilícitas se hicieron en el Banco Ficohsa. La Unidad Fiscal Especial Contra la Impunidad de la Corrupción (UFECIC) del Ministerio Público en el juicio presentó documentación de copias de cheques que fueron parte de la evidencia que vincula la participación de Rosa Elena en la apropiación de los fondos, sin embargo, no serán tomados en cuenta en el nuevo juicio, porque según los magistrados, la UFECIC no puede sustentar en base a fotocopias un proceso judicial.

La falta de voluntad para la renovación del convenio de La Misión de Apoyo contra la Corrupción y la Impunidad de Honduras (MACCIH), la escasez de independencia de la Corte Suprema de Justicia y el Ministerio Público, y la puesta en marcha del nuevo código penal, solo marcan la ruta del blindaje de la corrupción de los empresarios, políticos y narcotraficantes que gobiernan el país.

Más en  noticias en desarrollo
Importante