Se cuentan entre decenas de millas: bocinas, canciones y consignas, que acompañaron en caravana, los restos del periodista y colega David Romero, en un acto de reconocimiento a su labor periodística, dando el último adiós al comunicador social; quién en vida reveló el espeluznante caso de corrupción perpetrado en el Instituto Hondureño de Seguridad Social - IHSS.

El equipo de El Perro Amarillo, uno de los dos medios de comunicación presentes, acompañado del sepelio rodeado de la familia más cercana. Las mascarillas no ocultaron en los rostros la indignación, la rabia y la impotencia. Lidieth Díaz, periodista y compañera sentimental de David Romero, en un diálogo entrecortado por el dolor, expresó al pueblo en la transmisión en vivo a cargo de Milton Benítez: “Seguí el legado de David. David me dijo desde la cárcel –Mire al Perro Amarillo–. Él te miraba desde allá; pero no nos llenemos de rencor en el corazón, sé qué duele la injusticia, sé qué duele el dolor del pueblo ".

Romero le compartió a su esposa antes de morir, reflexiones que ella expresó en confianza al equipo de El Perro Amarillo; el papel de los militares espectadores de la muerte de muchos hondureños por Covid-19: “Él me lo dijo, vió en vivo el dolor de la gente; verla morir de Covid-19, me dijo -¡Qué lástima Lidieth !, el papel de los militares, ¡que firmaron con ese hombre allí !, ¡ellos tienen que ver cómo la gente se muere! " Cuando la transmisión concluyó, todos se habían retirado, y la tierra recién depositada sobre el cuerpo de David, mostraba globos blancos y flores, las muestras de amor de un pueblo que tenían en su memoria".

Sepelio de David Romero, transmisión en vivo de El Perro Amarillo, 18 de julio de 2020.

Más en  noticias en desarrollo
Importante