Marco Bográn contrató la empresa de Elvin Santos en diciembre de 2014, para la construcción y pavimentación de carretera Gualaco–Bonito Oriental, por un valor de 351 millones de lempiras. El proyecto debió finalizarse en 2017, sin embargo, continúa vigente; y se aumentó el monto del contrato a más de 500 millones de Lempiras, ocasionando una sobrevaloración de 174 millones.

Por su parte, Alberto Díaz Lobo, propietario de la empresa ETERNA, participó en la licitación realizada por INVEST-H para la construcción de obras complementarias del corredor agrícola, a la que acudieron empresas como William & Molina S.A., Consorcio Santos & Cía, y su empresa ETERNA. Ésta última fue seleccionada por presentar la oferta más baja, por un monto de 144 millones de lempiras; pero en el último momento del protocolo de firmas del contrato (con fecha de julio de 2016), el monto de la oferta subió a 157 millones de lempiras, aumentando sin previa justificación 13 millones.

Cabe resaltar que, en junio de 2019, se le otorgó a Díaz Lobo otro contrato para la rehabilitación de carreteras de Neteapa, Danlí por más de 750 millones de lempiras; pero no se tomó en cuenta la Ley de contratación del Estado para adjudicarlos. Díaz Lobo ha sido beneficiado con contratos de construcción de carreteras, energía, obras marítimas y urbanizaciones, e incluso ocupó el cargo de designado presidencial por un día, en sustitución de Ricardo Maduro, en la titularidad del poder ejecutivo, en noviembre de 2004.

Más en  noticias en desarrollo
Importante