José Samara, de director de hospital público a empresario de la salud

José Samara Kattan, director de la fundación Leonardo Martínez y empresario de la salud, fue nombrado en el 1993 como director del Hospital Leonardo Martínez Valenzuela, manteniéndose en el cargo como funcionario público hasta el 2015, meses después de haber dejado el cargo, descentralizaron el hospital para ponerlo bajo la administración de la Fundación Leonardo Martínez, creada por Samara Kattan, de la cual él es presidente hasta la actualidad. No solo su perpetuación en el cargo nos parece extraño y su interés y vinculación en privatizar la institución pública, sino también, que haya construido su emporio de 18 empresas en el rubro de la salud, cuatro años después de haber sido nombrado director del hospital.

Dentro de sus empresas se encuentran farmacias, distribuidoras de medicamentos, y 8 hospitales privados, dentro de los que resalta el Centro Médico Sampedrano (CEMESA) constituida en el 2012, siendo uno de los accionista el ex viceministro de salud Javier Pastor, acusado a 16 años de prisión, por el delito de lavado de activos y cohecho en el caso del saqueo del Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS).

A esto se suma, que en el 2018, CEMESA y IHSS, fueron intervenidas por el Ministerio Público (MP), para investigación por encontrarse un contrato para brindar servicios de cardiología, entre los ambos hospitales, por un valor de 85 millones de lempiras; según fiscales del MP, “en el Seguro Social el aparato ya existía; sin embargo, mano criminal le ocasionó daños irreversibles al equipo, por lo que se declaró una emergencia y eso permitió que el contrato se firmara sin ser sometido a la ley de contratación del Estado”, a pesar del vinculo y los intereses entre personas enjuiciadas del IHSS con CEMESA, las investigaciones han sido engavetadas, y tampoco se ha abierto una acusación formal contra José Samara Kattan, por su vinculación en el saqueo del IHSS.

Más en  noticias en desarrollo
Importante
El Perro Amarillo es un proyecto colaborativo.

Para mantener nuestra independencia y capacidad de incidir, contamos con su aporte.