Una histórica victoria internacional de la Plataforma para la Defensa de la Salud y la Educación en Honduras, que luego de obligar al narco-Estado a derogar, hace un mes, los decretos ejecutivos privatizadores, hoy tuerce el brazo al Fondo Monetario Internacional (FMI), orillado a consentir excepciones para salud y educación, reflejadas en los artículos del decreto ejecutivo aprobado para firmar, con el FMI, un nuevo Acuerdo Stand by, esta vez por 311 millones de dólares.

Hernández le quedó mal al FMI, no pudo tomarse la “foto del diálogo” con la Dra. Suyapa Figueroa, y ahora el Fondo debe aceptar que salud y educación no se toquen. El decreto ejecutivo (PCM-036-2019) en su artículo 1, establece una reducción del gasto por 6 mil millones de lempiras, EXCEPTUANDO “los servicios de salud, educación, seguridad y deuda”. El artículo 2 consigna la restricción en la creación de nuevas plazas de trabajo durante el año 2019, EXCEPTUANDO aquellas que “permitan lograr mayor eficiencia en la entrega de los servicios de salud, educación y seguridad.”

“Chucho no come cucho”, reza un dicho popular. El modelo de acuerdo Stand by, aseguran expertos del FOSDEH, ineludiblemente obliga a mejorar la eficiencia del gasto público, lo que deviene en despidos y reducciones; por otro lado, el mero acuerdo está en secretividad, no sabemos realmente qué pactó el FMI con el régimen de Hernández. Sin embargo, no cabe duda que estas EXCEPCIONES reflejan la cautela del régimen para evitar dar razones a la Plataforma para convocar al pueblo pueblo a las calles.

Más en  noticias en desarrollo
Importante