Gabriel Rubí, titular de la Comisión Permanente de Contingencias (COPECO) adquirió 40 ventiladores mecánicos “VIVO by Bress 65” (inútiles para tratar neumonía grave que provoca el COVID-19, con alerta sanitaria en Estados Unidos debido a fallas técnicas). Los equipos se adquirieron a precios sobrevalorados, según el informe publicado por la Secretaría de Finanzas: “Ejecución Presupuesto en COPECO con relación a COVID-19”.

COPECO compró cada ventilador mecánico VIVO a 387,500.00 lempiras (poco más de $15 mil dólares) sin embargo, el equipo de El Perro Amarillo constató en el MBR Medicals y otros centros autorizados para la venta de equipos médicos, que el precio de ese ventilador ronda entre los 8 mil y 10 mil dólares. Si asumimos que Rubí adquirió el equipo al costo más alto, debió sobrevalorarlo en $5 mil dólares para pagar los $15 que aparecen en el informe, es decir que el hurto de Rubí alcanza los 200 mil dólares por 40 ventiladores. Con lo que el funcionario robó, pudieron comprarse 20 ventiladores más.

La corrupción no afecta el carmesí de Rubí, quién además de aumentar el precio de los ventiladores, no informa sobre el paradero del equipo (que si bien no es útil para los casos severos de COVID-19, podría servir para apoyo en ambulancias) pese a las denuncias de la Plataforma en Defensa de la Salud y Educación y el personal médico en los centros asistenciales. Siga con sus mentiras Señor Rubí, el pueblo le está contando la sarta de cuentas.

Más en  noticias en desarrollo
Importante