«—General —me había dicho Adolfo Facussé— (…) de la Asociación Nacional de Industriales, ANDI (…) no entiendo cómo es posible que las Fuerzas Armadas se llamen a silencio ante la desviación social que está provocando la aventura del presidente Zelaya al unirse al Alba. (…)

«—¡La Iglesia Católica y la Confraternidad Evangélica también están en contra de este proyecto! —exclamó poniéndose de pie», pág. 62-63

(Del libro: Ambiciones peligrosas de Romeo Vásquez V.)