Fredy Nasser, presidente de Grupo Terra, ha expandido su actividad criminal allende las fronteras de Honduras y hoy ostenta un emporio que alcanza 9 países de Latinoamérica. Hace apenas 4 días, su testaferro en Guatemala, Edwin Hernández Roque, está en la mira de la Organización Internacional de Policía Criminal - Interpol. El Ministerio Público de Guatemala levantó la alerta internacional para capturar al hondureño, socio de Nasser en Guatemala, por suponerlo responsable de cohecho activo, junto a 6 extranjeros más, que conforman una estructura criminal que ha defraudado al Estado de Guatemala.

Nasser comenzó a montar el negocio en 2004, cuando Grupo Terra compró a la familia Arenas Menes un terreno ubicado en San Gaspar Chajul, departamento de Quiché, Guatemala. Un año después, en 2015, Edwin Hernández Roque, gerente de Terra Energía Guatemala, inscribió en el registro mercantil de ese país la empresa Hidro Xacbal, para poner en marcha en dicho terreno la construcción de una empresa hidroeléctrica. A la espera de un socio estatal, Nasser postergó hasta el año 2010 la puesta en funcionamiento de la Hidroeléctrica Hidro Xacbal con una capacidad instalada de 100 mw.

El patrón de negocio utilizado por Nasser y otros “empresarios” térmicos requiere indefectiblemente de la complicidad del Estado, es decir, de asegurar el comprador de los megavatios (mw) de energía a producir. El aliado que Fredy Nasser negoció en Guatemala es el ex ministro de energía y minas Erick Estuardo Archila, quien le favoreció durante su gestión (2012-2016) con millonarios contratos a cambio de sobornos pagados a través de cheques en cuentas de Banco Continental y Banrural Guatemala, según informes de la Fiscalía Especial Contra la Impunidad – FECI, de Guatemala. Los sobornos fueron pagados al ministro de energía través del testaferro de Fredy Nasser, Edwin Alberto Hernández Roque, para beneficiar a las empresas Hidro Xacbal y Energía limpia de Guatemala.

Según investigaciones de la FECI se habrían pagado al ministro guatemalteco Erick Estuardo Archila más de 477 mil dólares en soborno entre 2012 y 2015. Un caso criminal más, respaldado con evidencias y expuesto en nuestro programa y periódico digital El Perro Amarillo, del cual hará caso omiso Óscar Fernando Chinchilla, Fiscal General de la República de Honduras; ciego, sordo y mudo, impedido pues de socorrer a la Interpol para encontrar al prófugo testaferro Fredy Nasser.

Más en  secretos
Importante
El Perro Amarillo es un proyecto colaborativo.

Para mantener nuestra independencia y capacidad de incidir, contamos con su aporte.