El destacado doctor Juan Almendares Bonilla, ex rector de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras y valiente defensor de los derechos humanos, ha decidido escribir en defensa de los miembros del equipo de El Perro Amarillo, atacados de manera anónima y cobarde en las redes, sin que se sepa por órdenes de qué palacio. Es un gesto que viene a demostrar, de la pluma de uno de los hombres más honestos de nuestro país, que ha dedicado su vida a la denuncia, a la lucha y a la defensa de los demás, que la trayectoria de cada uno de los integrantes de este proyecto alternativo de comunicación es la correcta. Nuestro mayor agradecimiento al doctor Almendares. ¡Qué lindo ser honesto! EPA.

El término intelectual nos produce un gran desafío, no solo conceptual sino ético, ideológico y político; y en una primera instancia, a quienes puedan ser etiquetados con tal denominación, los podemos dividir en intelectuales éticos y pseudo intelectuales. De esta manera evitamos la clasificación en intelectuales superiores e inferiores ya que no es el grado académico ni los premios que define a un intelectual, para el caso un maestro de escuela primaria por su integralidad puede tener mayor significado en la sociedad que uno que haya alcanzado el grado más alto académico pero que sin embargo sea racista, clasista y patriarcal. Por ejemplo, James Watson que estudió la cadena de ácido desoxirribonucléico en genética fue racista, consideraba que los negros eran una raza inferior por lo tanto Watson, fue un pseudo intelectual.

Watson fue hace cuatro décadas uno de los mayores impulsores de la lectura del genoma humano y de la investigación de las bases moleculares del cáncer. Su defenestración llegó en 2007, cuando, en una entrevista con el semanario británico The Sunday Times, declaró que era “pesimista” sobre el futuro de África. Las políticas de cooperación al desarrollo, aseguró, “se basan en el hecho de que su inteligencia es la misma que la nuestra, mientras que todas las pruebas dicen que no”. Existe el deseo de que todos los seres humanos sean iguales, añadió Watson, pero “las personas que tienen que tratar con empleados negros saben que no es cierto”. Además, dijo: “Entre los blancos y los negros hay diferencias en los resultados de las pruebas de inteligencia. Yo diría que la diferencia es genética”.

“El racismo sin base científica de Watson desató la indignación mundial. El biólogo ofreció disculpas, pero fue empujado a abandonar su puesto de rector del prestigioso laboratorio Cold Spring Harbor, en Long Island (EE.UU), y fue repudiado por gran parte de la comunidad científica”.[1]

¿Qué es lo que le da contenido a un verdadero intelectual? Su profundo conocimiento acerca de su temática de trabajo, su compromiso por la libertad y posicionamiento crítico y práctico de la lucha por una ciencia y un arte con conciencia, ética, ecologista basada en el respeto al amor, la dignidad, los derechos humanos, en la solidaridad y la sabiduría, para contribuir al desarrollo auténtico de la humanidad.

Este verdadero intelectual, es una semilla de libertad, justicia social, amor, sabiduría y solidaridad humana y de todos los seres vivos del planeta tierra.

Por lo anterior, no pueden ser verdaderos intelectuales aquellos seres narcisistas, clasistas, patriarcales, egocéntricos, cuyo espíritu es oprimir y no contribuir a la formación y a crear condiciones favorables para que se desarrolle la juventud y lograr así la transformación cualitativa de nuestro pueblo y de toda la humanidad.

En la década de los 80, conocí a Eduardo Bähr que con el tiempo se convirtió en uno de mis cercanos amigos, y mi maestro ocasional. En él pude apreciar su entusiasmo para trabajar con los niños y niñas a través de los cuentos infantiles, apoyar a los jóvenes escritores y poetas en sus aspiraciones artísticas, cuidar con esmero la Biblioteca Nacional.

Eduardo Bähr. Miembro de PEN International, que aglutina a 166 países. Escritor reconocido en el área hispanoamericana después que el gobierno y pueblo de Chile lo distinguiera con la Medalla Gabriela Mistral en 1995, cedida en conmemoración del Centenario de la Poeta chilena, únicamente por esa ocasión y para cincuenta intelectuales del mundo hispanohablante. En su país, Honduras ha recibido todos los premios nacionales de literatura y distinciones por su participación como actor y director de teatro y como actor del incipiente cine hondureño. Fue docente de las universidades de su país, la Nacional Autónoma y la Pedagógica Nacional. Tiene posgrado por la Universidad de Cincinnati, USA., en la que también fue docente y director de teatro estudiantil. Fue director de la Biblioteca Nacional de Honduras durante muchos años. Forma parte, con distinguidos intelectuales, del Consejo de Redacción del Proyecto alternativo de comunicación El Perro Amarillo.

En consecuencia con lo anterior, he sido muy honrado al ser amigo y alumno de Eduardo Bähr con quien durante largos años hemos tenido conversaciones en cómo contribuir a mejorar el país, sobre todo en favor de las clases más desfavorecidas. (En cierta ocasión, nuestras conversaciones telefónicas fueron grabadas por la inteligencia especial del poder y al final nuestra comunicación fue siempre interrumpida durante mucho tiempo).

Dedico un fuerte abrazo para nuestro gran escritor que tiene el corazón humano y generoso de un niño. Él es un verdadero intelectual ético que tiene la práctica de la verdad sin compromiso.


Notas


[1] https://elpais.com/elpais/2019/01/03/ciencia/1546527532_263106.html

Más en  articulos
Importante