Hoy damos un paso histórico en el camino inequívoco de la honestidad, cuyo horizonte, sin lugar a duda, es la recuperación de Honduras, una patria para el Pueblo. Queda aquí este nuestro periódico, protegido y asegurado en la red humana que hemos construido con amor y trabajo tesonero. Este es el periódico de cada uno de ustedes, mujeres y hombres valientes, de todos los oficios y de todos los afanes, aferrados a este proyecto sin precedentes: el de un periodismo humano al servicio de la verdad, esa voz clara que solo retumba cuando se toma partido del lado de los vilipendiados, de los marginados, de la inmensa población empobrecida.

Durante siete años de ejercicio periodístico, Milton Benítez y su equipo ha enfrentado hostigamiento, amenazas (incluso en contra de su vida) y censura. En agosto de 2017 reaparecimos bajo el nombre de El Perro Amarillo y sentamos las bases de este proyecto colectivo al tomar el riesgo de continuar haciendo el programa en redes sociales, sin ceder espacio a la publicidad y a los compases de la cooperación internacional. Dos años después, no sólo hemos conseguido sostenernos e incidir de la manera más honesta -como lo demuestra el seguimiento de miles de personas en el mundo-. Gracias a ese poder, hoy inauguramos este espacio en el Internet, para fijar en la memoria la evidencia, la denuncia, el testimonio… ¡Para continuar exigiendo justicia!

Es un privilegio contar con pensadores honestos, analistas sin sesgo, las mejores plumas de Honduras, que, en estos tiempos tan particulares, tienen mucho que aportar al combate de la incertidumbre y el miedo que nos quieren instalar; para, de una vez por todas, transformar el cinismo de los adinerados, en una oportunidad para liberar al país de la corrupción, la impunidad y el fatuo empoderamiento.

Agradecemos cada una de sus aportaciones y el trabajo de invitados asiduos y compañeros en la construcción de sueños, por ejemplo, el grupo de abogados del pueblo y la asociación para la defensa del usuario financiero, que pronto va a concretarse.

Agradecemos también la responsabilidad de las fuentes, que cada vez son más, diversas y cercanas al poder, con acceso a información privilegiada, magistrados, ex magistrados, asesores presidenciales, ex presidentes, testigos protegidos, diputados, empleados del sector público y privado, víctimas de los corruptores; que han asumido para sí mismos el ejemplo de valentía sin límites de El Perro Amarillo...

Vamos a continuar migrando la información acumulada en las redes sociales, para fijarla en este portal, y pronto tendremos una versión impresa de nuestro periódico. Con la fuerza de la palabra liberada de frivolidad y farsa, del bullicio y la engañifa, vamos a reclamar la Patria arrebatada a los migrantes, el encuentro con los amores que han crecido y envejecido lejos del abrazo. Llegará el momento de recuperar la dignidad del trabajador y reconquistar los derechos humanos escamoteados a la salud y a la educación. Vamos a liberarnos por fin de la verdadera dictadura de este país: los bancos.

¡Gracias por hacernos responsables de tu insomnio
para contemplar el horizonte de un proyecto infinito!… ¡como la profundidad del firmamento, como el agua de mar!
Más en  editorial
Importante