Mauricio Oliva, presidente del Congreso Nacional (CN), recibió dos millones de lempiras en coimas (solo en el periodo 2012), provenientes de la empresa farmacéutica Astropharma, propiedad de la familia Gutiérrez.

Los pagos de los Gutiérrez eran entregados a Oliva, cuando era presidente de la comisión de salud del CN, mediante cheques a nombre de su diputado suplente (Hernán Vindel), con el fin de favorecer a Astropharma en las licitaciones aprobadas en la cantina legislativa.

Era de esperarse que no se condenara a Lena Gutiérrez por los delitos contra la salud y fraude en la administración pública, cuando sus compinches son tiburones de 40 metros que la protegen.

Más en  noticias en desarrollo
Importante