ELECCIONES 2021: ¿Y AHORA, QUIÉN PODRÁ DEFENDERNOS?

ELECCIONES 2021: ¿Y AHORA, QUIÉN PODRÁ DEFENDERNOS?
Por El Perro Amarillo

“Los mismos personajes que ayudaron a perpetuar el fraude electoral en las elecciones de 2017, son los que están detrás de las empresas que se postulan como -las favoritas- para hacerse cargo del TREP",  reveló una fuente altamente confiable al equipo de investigación de El Perro Amarillo.

Como era de esperarse, el poder sigue en busca de los medios para asegurarse el próximo proceso electoral en Honduras. Ya lo intentó a través del Congreso Nacional, con partidos de maletín y ahora con la licitación de la empresa que se encargará de la implementación del Sistema para Transmisión de Resultados Electorales Preliminares - TREP, escrutinio y divulgación de resultados.

Entre las empresas ofertantes para procesar los votos se encuentra Symbolic Systems United, empresa hondureña representada por Kenneth Dale, hijo del fallecido Teodoro Dale. Dale era dueño de Dale Vucanovich, la empresa responsable de la transmisión de los datos en el fraude electoral de 2017. También se “ofrece” el Grupo MSA, un consorcio argentino conformado por Excelsis, empresa que, según un documento confidencial entregado por la fuente, fue utilizada como “empresa fachada” en las elecciones generales de 2017.

Como si no fuera suficiente, también está Productive Business Solutions - PBS, empresa hondureña contratada para proveer el sistema de software para la nueva identidad. PBS incumplió el contrato con el Registro Nacional de las Personas - RNP, a través del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo - PNUD, al retrasar el proceso de identificación con un programa incompleto, no confiable e inestable, añadiendo un costo adicional de tres millones de dólares al RNP, dinero que será pagado por el bolsillo de los hondureños.

El Consejo Nacional Electoral - CNE tiene la responsabilidad total y absoluta de investigar y elegir la empresa a cargo del escrutinio y la divulgación de los resultados en las próximas elecciones generales, y evitar que los actores responsables de anomalías en procesos electorales anteriores, sigan pisoteando la democracia hondureña.