Hasta El Paraíso llega la solidaridad

Llega lejos, tan lejos que la vemos hasta en las montañas de occidente. Sí, llega la ayuda de la comunidad, de la gente para la gente. Una ayuda que hemos generado con cada uno de los proyectos que impulsamos con el equipo de El Perro Amarillo. Desde el Comité del Dispensario de Agua de Mar de El Paraíso, Copán; con el apoyo de la comunidad, la iglesia católica, el Padre Amílcar y los médicos Grissel Guerra y Carlos Menjívar, el 16 de enero pasado, se realizó un recorrido por comunidades damnificadas de los huracanes, abandonadas por el Estado.

La doctora Grissel nos relata, mientras acaricia su panza de 5 meses de embarazo: “La ayuda se repartió entre varias comunidades, eran tres carros con víveres. Llevamos platos, vasos, almohadas y colchonetas. El mismo 16 de enero fuimos a dos comunidades: San Marcos y Las Guaymas, que son regiones montañosas, solamente allí son 65 familias”. Al día siguiente el grupo siguió camino hasta las comunidades La Playona y Río Lindo. Las lluvias dificultaron el acceso, el río estaba crecido, pero la gente de la comunidad bajó y fue posible entregar los víveres.

En total se apoyó a 200 familias durante el fin de semana, comunidades asentadas en zonas desoladas. Actualmente las familias están distribuidas en escuelas, iglesias y casas de vecinos que les han brindado posada. Cuenta también la doctora Grissel: “Hasta esos rincones empobrecidos no ha llegado más ayuda que la del comité dispensario de Agua de Mar, la iglesia católica y el equipo de El Perro Amarillo con las donaciones de granos básicos. Son las únicas ayudas. Nadie más”… ¿por qué le cuesta tanto al gobierno ayudar?

Más en  noticias en desarrollo
Importante
El Perro Amarillo es un proyecto colaborativo.

Para mantener nuestra independencia y capacidad de incidir, contamos con su aporte.