Nasry “Tito” Asfura, alcalde de Tegucigalpa y Comayagüela, y actual precandidato a la presidencia de Honduras, encontró en la Alcaldía Municipal del Distrito Central – AMDC, su guaca personal. No conforme con el negocio de la basura, Asfura empeñó la capital al sistema bancario y ha firmado contratos dolosos para favorecer a familiares y amigos.

En septiembre de 2017, Tito Asfura y Jesús Arturo Mejía, ex gerente de la Empresa Nacional de Energía Eléctrica – ENEE, firmaron un convenio de compensación de deuda de energía por tiempo indefinido, para canjear la deuda de electricidad de la Alcaldía por obras de mejora en la infraestructura de la ENEE, cuestión que fue desmentida años después por la misma Unidad de Gestión y Negociación de Deuda de la ENEE, que reportó que las obras sujeto del contrato, no conllevan beneficios en la capacidad de la red de distribución de la ENEE, “son obras civiles que no debieron incluirse en la compensación”.

El dolo no quedó en el trueque sin fundamento entre Tito y Jesús Mejía, buena parte de esa obra civil fue construida por Santos & Compañía, uno de los proveedores favoritos de la AMDC desde los años 90, empresa propiedad de Elvin Santos, señalado en 2019 por la Misión Contra la Corrupción y la Impunidad de Honduras - MACCIH-OEA en el Caso Pandora.

Aún cuando, en agosto de 2020, Elvin Santos y 21 “Pandoros” más, fueron absueltos por la biblia de la impunidad, cabe preguntarse ¿Cómo es posible que su empresa Santos & Compañía siga siendo proveedor de la Alcaldía?

Más en  secretos
Importante
El Perro Amarillo es un proyecto colaborativo.

Para mantener nuestra independencia y capacidad de incidir, contamos con su aporte.