¡Si perdemos ahora, perdemos Honduras!

“Hoy, El Perro Amarillo se encuentra en Crawfish Rock, Roatán, Honduras, porque el problema de Crawfish Rock, no es de la comunidad, es un problema del país sostuvo Milton Benítez el 24 de septiembre pasado en una de las transmisiones en vivo realizadas desde Roatán. Esa noche los isleños protestaron por la fundación de “ciudades modelo” que violentan la soberanía hondureña.

El 19 de septiembre, seis días antes de la llegada de nuestro equipo periodístico a la isla, el estadounidense Eric Brimen, presidente de la Zede Próspera, en un acto ilegítimo, leyó el artículo 28 del Decreto Legislativo (120-2013) referido a la expropiación de tierras, que contempla la Ley orgánica de las Zonas de Empleo y Desarrollo Económico – Zede. El acto desencadenó, con sobrada justificación, la indignación de los hondureños que habitan la isla y los de “tierra firme” como llaman los negros de habla inglesa a los habitantes de los departamentos de la Honduras continental.

En esa gira, Milton Benítez (MB) entrevistó a dos lideresas de Crawfish Rock, integrantes del aguerrido patronato de la comunidad, Vanessa Woods (VW) y Sherly Minzeth (SM), mujeres que se mantienen en pie de lucha contra el avance de esta ciudad modelo que ha contado con el apoyo de Juan Hernández, las bancadas del Congreso Nacional y el poder judicial, que en junio de 2013, también respaldó la creación de las Zede.

MB / Vanessa, aquí hemos visto niños y niñas que merecen un lugar para jugar, que hoy están angustiados. Nos llenó de mucho terror, nos preocupamos y dijimos tenemos que estar allí en Crawfish Rock, aquí en Roatán. Nos dañó ver ese video; ver a una persona levantar un documento y declarar la expropiación. Ojalá nos estén viendo, porque se han negado a recibirnos. Queremos mostrarles que es un proyecto altamente corrupto y que deben salir. ¿Qué se siente estar frente a esta responsabilidad?

VW / Bienvenidos son, estamos muy agradecidos de tenerlos aquí. Es bastante preocupante la situación con la Zede. La gente de aquí en su mayoría fuimos inocentes. Los propietarios o representantes de Zede Próspera Roatán no socializaron, ni mucho menos hicieron una consulta previa con la comunidad. Incluso nosotros hicimos una encuesta donde la mayoría de los habitantes no sabía que era una Zede.

Había algunos que asistieron a reuniones, pero en ningún momento explicaron la Zede como un Estado dentro de otro Estado. Entonces sí tenemos bastante desconfianza ahorita, porque hemos sido una comunidad bien abierta, usted ya ha visto cómo somos aquí; y ya hemos perdido esa confianza. Pero, gracias a Dios, muchos de nosotros hemos levantado la voz, nos hemos unido y estamos en la lucha hasta el final.

MB / ¿Cómo recibieron ustedes esta situación cuando estaban siendo invadidos, esto lo han enfrentado en otras ocasiones?

SM / Ninguna autoridad ha venido hasta el sol de hoy a explicarnos nada sobre lo que estamos pasando ahorita. Nosotros nos dimos cuenta de la Zede y del peligro que nos corran también, por medio de una amiga, y ella fue quien nos motivó. Ella llamó para preguntar si sabíamos el riesgo que estamos corriendo con tener esa gente de Próspera Zede. Prácticamente dicen que ya es ley, y nosotros nos sentimos mal. Gracias a Dios hemos llamado a varios amigos, federaciones, patronatos, y están apoyando a nosotros; pero de las autoridades tenemos cero apoyo hasta el momento.

MB / Vanessa y Sherly nos comentaban que había sido una persona que se dignó en filtrar la información y les dijo “ustedes no saben lo que están haciendo allí” ¿Así es como se dieron cuenta?

SM / Sí así fue. Ella llamó tratando de comunicarse y al fin llamó a Vanessa, y por medio de ella, la fallecida Analee James, nos dimos cuenta de todo esto.

MB / ¿Cuándo se dieron cuenta, en 2015?

SM / ¿¡Queee!? ¡Ahorita… como en mayo o junio!

MB / ¿O sea que este documento del 2012 y 2014 ustedes lo desconocían hasta ahora en los meses de mayo y junio?

SM / Nosotros sabíamos de este proyecto que iban a empezar, porque la gente vino aquí, preguntaron si estábamos de acuerdo, pero nunca dijeron que era Próspera Zede. Según nosotros era otro inversionista que venía a la isla para apoyar y darnos trabajo.

MB / Vanessa para que el pueblo sepa, desde esa filtración que se hace con la compañera, -que esté en el lugar que Dios le haya concedido-, ¿cómo se recibe aquí la información, les llaman a ustedes?

VW / Pues ella recibió esa información, nunca me dijo cómo la recibió; investigó, tuvo reuniones por medio de Zoom con Mr. Erick Brimen. Yo hablé con ella personalmente y con Cristian Monterroso, y ella me dijo: “no me convencieron”. Entonces mandó un mensaje de voz, y una amiga me lo reenvió: “Vanessa, mire, esto es lo que está pasando, y Crawfish Rock no sabe de esto”. Obviamente se lo envié a todos mis contactos y nos salimos a discutir, empezamos a investigar, a llamar a diferentes contactos que tenemos: patronatos, federaciones.

Estuvimos en el proceso casi dos semanas investigando. A los muchachos de aquí este proyecto les había prometido trabajo, y aún no les habían dado el trabajo a ellos, se lo dieron a otros hombres, de otras comunidades. Entonces fueron a protestar. En esa protesta, yo y la actual presidenta fuimos con los muchachos, y les dijimos: “la protesta está bien, pero esto va más allá de un trabajo, es otra cosa, esto es una Zede, un Estado dentro de otro Estado”. No entendieron la realidad, pero nos hicieron caso. Nos venimos a la comunidad, llamé a Analee James, y ella me dijo “miren, si quieren que yo vaya, llego ahorita” y yo dije “bien, alístese, la iré a recoger”.

Fuimos a recogerla y nos explicó, y trajo esa ley Zede. Ella explicó bien el artículo 25 y el artículo 28 que habla de expropiación ¡Nosotros estamos luchando contra la ley Zede que le da tanta potestad a un inversionista extranjero! Él puede darnos bellas promesas, pero él tiene esa ley que lo respalda, el proyecto es de cincuenta años. Si no enfrentamos esta lucha hoy, nuestros hijos, nuestros nietos, lo van a tener que enfrentar.

Ustedes miren dónde vivimos nosotros, estamos en la playa, ¿me van a decir que no quieren a Crawfish Rock? Nosotros no vemos con los ojos del dinero a nuestra comunidad, pero si un inversionista viene aquí y mira esta comunidad sin estas casas, con arena blanca, miran los millones de dólares que pueden conseguir.

Empezaron a contratar trabajadores aquí y hay muchos que, aunque tal vez estén en contra, no pueden levantar su voz. Los que no estamos endeudados con este proyecto, vamos a levantarnos por Crawfish Rock, Islas de la Bahía y por Honduras.

MB / Enhorabuena hoy vemos una comunidad fuerte, una federación fuerte y los múltiples patronatos entendiendo la dimensión del conflicto que se está dando, porque esto se va a replicar en las comunidades que no se levanten. Por eso hoy los hondureños tenemos que hacernos un solo nudo.

Lo primero que hace un Estado de derecho, es respetar los convenios internacionales, y aquí tuvo que haberse hecho la consulta libre, previa e informada. ¿Cuál es la realidad en cuanto a la salud y la educación en las comunidades? Porque vemos dos “roatanes”, uno como las postales de los yates de lujo, y otro de niños y niñas al margen de un buen desarrollo que incluya educación y salud de calidad.

SM / Si se trata de salud, no tenemos los recursos para ir a un hospital caro. El único centro de salud es el hospital público, y sobre la educación tenemos una escuela pública aquí, muy pobre.

VW / Aquí la escuela es multigrado, bidocente, tiene dos maestros, de primero a sexto grado, aquí no hay colegio, aquí no hay una clínica médica; si nos enfermamos tenemos que ir a la clínica pública de Coxen Hole o French Harbour. Si el gobierno no quiere darnos, no vamos a apoyarnos en nadie, con tal que no nos vengan a molestar…

MB / ¡Si no les dan que no los jodan! En esta comunidad ni siquiera malas expresiones se dicen (ríen). Estos de la Zede no dicen malas expresiones, estos lo que hacen son malas acciones. El inversionista es hipócrita, y como se reúne con piratas de la política, entreguistas, entonces claro, esto lo convierten en Dubái, no tenemos ninguna duda, lo convierten en Katar. Pero ¿a quién beneficia la pequeña Dubái o la pequeña Katar? Con todas las limitaciones, sin sistema de salud, con un sistema de educación a medias, ustedes no están exigiendo otra cosa más, que no se les invada. Vemos que los niños están felices en esta tierra de arena blanca.

VW / Estamos muy felices, gracias a Dios, ellos (los niños) son libres, juegan a la hora que quieren, no tenemos que estar preocupados porque nos van a matar a nuestros niños en cualquier minuto, gracias a Dios. Y queremos llamar a todas las autoridades, a Mr. Jerry Hynds (alcalde de Roatán), queremos pronunciamiento de todas las autoridades, porque ya tenemos meses con esto, y gracias a Dios con lo que pasó el viernes en la noche; internacionalmente todos se dieron cuenta, porque eso solo se manejaba a nivel local y no había mucho movimiento.

MB / ¿Cómo fue ese viernes de terror?, porque a nosotros que estábamos fuera nos aterrorizó.

VW / Le voy a decir la verdad, nosotros, el patronato, no tuvimos presencia en esa reunión, porque habíamos enviado una solicitud, una carta al presidente CEO del proyecto (Erick Brimen), para que no viniera a la comunidad a hacer esa reunión, por la misma razón de los casos de Covid-19 en la isla. Él no quiso aceptar, más bien nos envió un audio amenazándonos, que nos iba a mandar a prisión si no nos retractábamos antes del mediodía, y les dije a las compañeras “no nos vamos a retractar”, le dije a Sherly “vamos a ir a relajarnos a la cárcel, vamos a ir a descansar”(risas). Aquí este señor nos ve cara de bobas, de gente sin educación. Nosotras vivimos una vida simple, pero aquí hay gente educada.

Entonces él tuvo su reunión con élites de la isla, vía zoom, en Roatán Rotary Club, ¿Por qué no pudo tener una reunión con nosotros vía zoom? Muchos de nosotros tenemos zoom, incluso todas mis reuniones las atiendo en zoom. Tuve que venir acá de forma presencial (…) y terco no quiso aceptar la sugerencia nuestra. Él vino y se armó ese escándalo, el patronato no tuvo presencia porque dijimos “no vamos a ir”

Minutos antes de la reunión él mandó una invitación, y así no íbamos a aceptar tampoco, en mensajes y chat. Una invitación formalmente hecha y antes de tiempo, para poder reunirnos y estudiar el tema. ¡Nos va a respetar o nos va a respetar! Y vamos a demandar que nos respeten, esta es nuestra comunidad, no es de otros. ¡Si el compró una Zede, que se quede en su Zede, Crawfish Rock es de nosotros!

MB / Las comunidades han estado enajenadas con mucha religión, política, futbol, y nunca se les ha contado con honestidad la corrupción. ¿Ustedes piensan que esto es el producto de que muchos sectores nos hemos quedado callados, los periodistas con una enorme responsabilidad por no haber contado la verdad, abogados al servicio de los dominantes y no de los dominados? ¿Serán estas las últimas llamas de esperanza para que nos reinventemos como país?

VW / Sí, exactamente. Es necesario que todos nos levantemos, yo ahora estoy bien despierta, no hay de otra, todos debemos levantarnos. Levanten su voz, ya sea en medios sociales, ya sea en una protesta, ya sea en una caravana, salimos y apoyamos, porque si perdemos ahora, perdemos Honduras. Y esto no es una broma, si perdemos esta oportunidad, y esa Zede se instala ahí, vamos a tener un Estado dividido en pedacitos: una Zede aquí, otra Zede allá, ¿y nosotros? La realidad es que no será para los pobres, ni imaginemos que nos meteremos allí, no vamos a tener acceso a eso. ¡Levantémonos Honduras, levantémonos Islas de la Bahía, debemos apoyar!; ya hay una petición con firmas para el Congreso, está en Facebook, en diferentes medios sociales, de esta forma pueden dar su apoyo.

Más en  articulos
Importante