Vacunas, política, ideologia

Vacunas, política, ideologia
Por Daniel Herrera Salinas
En 1796 Edward Jenner (Berkeley, Inglaterra) crea la vacuna antivariólica. El zoólogo ucraniano Waldemar Haffkine crea la vacuna contra el cólera en el Instituto Pasteur de Paris en 1894. Carlos Juan Finlay y Barrés (Camagüey, Cuba) descubren que el vector de la fiebre amarilla es el zancudo Aedes Aegypti.

La universalización del Covid 19 nos ha colocado en estado de alerta por el riesgo de contagio y la amenaza de muerte o de gravedad. Los temores a las primeras vacunas persisten, hoy de forma más sofisticada. Con su surgimiento nacieron los anti vacuna. La vacuna poseería el poder de transformaciones monstruosas, catastróficas. De hecho existen grupos religiosos o políticos anti vacuna, que militan, se manifiestan, se movilizan para hacer prevalecer sus posiciones.

Antecedentes contra las vacunas

El movimiento antivacuna se apoya en la ética, efectividad o seguridad de la vacunación. En un sermón de 1,772 titulado "La peligrosa y pecaminosa práctica de la inoculación", el teólogo inglés reverendo Edmund Massey, argumentaba que las enfermedades son enviadas por Dios para castigar el pecado, y que cualquier intento de prevenir la viruela a través de la vacunación es una "operación diabólica".

La Liga Anti-Vacunación Obligatoria de Nueva Inglaterra se formó en 1,882; y la Liga Anti-Vacunación de Nueva York en 1885. Robert F. Kennedy Jr. es un activista contra las vacunas.

Argentina y la vacuna política

El 11 de diciembre del 2019 Argentina cambió de orientación política, asumió el Frente Para Todos – FPT, con Alberto Fernández, de orientación centroizquierda, caracterizado por sus raíces peronistas. Sus oponentes, el partido Propuesta Republicana – PRO y Juntos por el Cambio, de derecha, se caracterizan por desplegar la estrategia de boicotear cualquier éxito gubernamental. También el plan de vacunación contra el Covid-19.

Lideres del PRO llamaron a sus militantes a desacatar la cuarentena, manifestarse contra la pérdida de la libertad, desacreditar la vacuna rusa Sputnik, por considerarla soviética, llamaron a no vacunarse, a no usar barbijo, llamaron a clases escolares, y crearon videos falsos sobre graves efectos secundarios de la vacuna, para prestigiar únicamente a vacunas occidentales. La coordinación de estas líneas le corresponde a los diarios Clarín y Nación, de derecha, apoyados por sus editorialistas, radios y Televisoras afines.

Para zarandear la confusión mediática, los diputados de oposición Mónica Frade y Martín Grande, piden ensayos científicos sobre el dióxido de cloro para combatir el Covid “antes que nos obliguen a vacunarnos con vacunas de dudosa efectividad”. En Neuquen, el 28 de agosto de 2020 murió por fallo multiorgánico un niño de 5 años porque sus padres le dieron a ingerir dióxido de cloro preventivamente. Elisa Carrió líder del PRO y de Coalición Cívica acusó de criminal al presidente Fernández por traer la vacuna Spunitk. Afirmó que la pandemia es utilizada para establecer un Estado de sitio, “El decreto que prohíbe las reuniones tiende a destruir los hogares (…) el presidente Alberto parece loco y produce miedo, la sinrazón envuelve a un país”.

La arremetida anti vacuna continúa. Viviana Canosa, conductora del programa “Nada Personal” en Canal 9, bebió en vivo dióxido de cloro porque oxigena la sangre; y Patricia Bullrich del PRO aseguró que “Tuvimos la cuarentena mas larga e ineficiente del mundo y con los peores resultados”.

Otros no se quedan atrás

En Estados Unidos se ha manifestado, en varios estados, la supremacía blanca armada exigiendo abrir los comercios. El 16 de agosto 2020, tres mil personas exigieron ver el virus, y califican de falsa pandemia. Los negacionistas, terraplanistas rechazan la existencia del Covid.

Jair Bolsonaro es el líder de quienes consideran que el virus no es peligroso, “una simple gripecita”. Doland Trump privilegia la economía aún cuando el país estadounidense exhiba las cifras más graves de la enfermedad. Y vale recordar que Boris Johnson en un principio se burló del virus, pero terminó cambiando de parecer y aceptando su peligrosidad.

¿Y en Honduras?

En Honduras nos dicen que las vacunas están en camino, algo así como el viaje de los hospitales móviles. La Dra. Berenice Molina, encargada del asunto en la Secretaría de Salud, ha dicho que la vacuna contra el Covid-19 llegará el segundo trimestre de 2021.

Cabe suponer que no se trata de la vacuna Spunitk, porque esta vendría a ser “de izquierda”, sin embargo tampoco es posible traer la de Pfizer, porque demanda una cadena de frío que el Estado de Honduras no puede garantizar. Pero, no debemos preocuparnos dice la funcionaria “las vacunas adquiridas serán de calidad y precalificadas por la OMS o una autoridad reguladora reconocida a nivel mundial”.

Dado que en el gobierno hondureño escasea la ética, la ciudadanía tiene derecho a dudar de la efectividad y la seguridad de la vacuna. Por el momento en TSI, el programa 30/30, Melgar, Videa y el doctor Ugarte no mencionaron la vacuna Sputnik, al parecer sólo las vacunas de Estados Unidos e Inglaterra son recomendables. Veremos que viene cuando finalmente arribe la vacuna, unos meses antes de las Elecciones Generales 2021.